miércoles, 31 de agosto de 2011

Sobre mi intervención oral: El estudiante precario

Debo admitir que me sentía inquieto desde que llegué al aula, tiendo a comportarme diferente frente a la expectativa, digamos que comienzo por hablar mucho y luego adquiero una creciente necesidad de moverme o cantar, simplemente no logro quedarme quieto. Algo me tranquilizaba y era que por mi apellido sabía que me tocaría prácticamente de último, pero eso no evito que al pasar al frente se me acelerara el corazón y se me trancara la respiración, por suerte son síntomas que me duran tan sólo segundos y luego de calmarlos logro concentrarme. Sentí sinceramente que necesitaba de más tiempo para lograr explicarles a todos el porqué de mi situación ya que comprendo que debe ser difícil de asimilar si se desconoce todos los detalles de la situación político/económica de Venezuela.

En general siento que hablé un poco rápido, quizás debí pausar más mis oraciones; también me doy cuenta por las fotografías que gesticulo con el rostro de manera exagerada y esto puede resultar un poco incómodo al oyente.


1 comentario:

  1. Realmente nos cautivaste con tu historia. Yo, como extranjera y con amigos Venezolanos, siento la necesidad de ayudarte. Así que para la próxima clase voy a averiguar como hicieron mis amigos Venezolanos para conseguir dólares. Buena exposición oral!!

    ResponderEliminar