martes, 9 de agosto de 2011

Presentación personal

Luego de cinco años como estudiante en talleres de formación actoral del Grupo Teatral Skena y un taller de improvisación escénica del Grupo Akeké Circo-Teatro, pasé a formar parte del grupo profesional Skena, llevando ya tres años actuando en montajes profesionales y trabajando en el staff de varios de sus talleres actorales en Caracas. Mi crecimiento en el mundo teatral me ha llevado de la mano a querer ser vestuarista. Cada experiencia y oportunidad que tengo para hacerlo me enseña y llena de una sabiduría incomparable que sólo la práctica y el empeño pueden dar.

Estudiar una carrera artística es siempre un reto social y personal. Afrontar los tabúes pesimistas y llevar las riendas del anhelo artístico puede ser abrumador, pero las consecuencias son tan favorecedoras para el alma y para la mente, que regalan la tranquilidad de saber que vas por el camino de tus deseos, la alegría de entender que la sabiduría nunca rebosa nuestras fronteras y la certeza de que siempre habrá espacio para un poco más de ella.

Aprender y desarrollarse en el campo adecuado es el mejor regalo que se puede recibir de la propia decisión. Cada persona elige ser feliz de maneras diferentes. Yo elegí ser feliz dedicando mi vida al mundo que me ha abierto tantas puertas, me ha llenado de tantas satisfacciones y me ha criado como a un hijo gradecido del arte escénico.

He aprendido que el arte es el lenguaje más puro y visceral del hombre, un lugar común donde hay tanta diversidad que podríamos pasar siglos admirándolo y viviéndolo intensamente. Una vida sin arte jamás me haría feliz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario